A partir de mañana, 22 de noviembre, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a través de la Agencia de Protección Ambiental, prohibirá la entrega, uso y expendio de sorbetes plásticos de un solo uso en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Desde este miércoles, sólo los darán si el cliente los pide, y dentro de seis meses ya no podrán entregarlos en ningún caso. De hecho se prevén multas para quienes no la cumplan.
La medida que pretende evitar la contaminación ambiental -se estima que dos toneladas de sorbetes se descartan sólo en los patios de comidas de la ciudad de Buenos Aires-, alcanza a locales gastronómicos, quioscos, hoteles y boliches. Ya fue implementada en ciudades como Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mar Chiquita, Mendoza y Ushuaia, y se suma a otra disposición que entró en vigencia en enero de 2017 y que resolvió prohibir la entrega gratuita o la venta de bolsas plásticas tipo camiseta en los hipermercados, supermercados y autoservicios de alimentos y bebidas utilizables para el transporte de mercaderías.
Según informó la Agencia de Protección Ambiental, desde la entrada en vigencia de la resolución arriba mencionada se evitó la entrega de más de 500 millones de bolsas, disminuyendo así los diversos problemas ambientales que generan, como el taponamiento de los sumideros lo que perjudica el buen funcionamiento de los sistemas de drenaje de la Ciudad, o el daño que produce a la flora y fauna, sobre todo acuática. Antes de esta medida, alrededor de un tercio del material que se retiraba en la limpieza de los arroyos entubados de la Ciudad eran bolsas.
Fotos: Pixabay