Al fotógrafo peruano Jheison Huerta  le llevó tres años capturar esta imagen que muestra a nuestra galaxia reflejada en el Salar de Uyuni (Bolivia), una extensión tan plana que luego de la lluvia puede convertirse en un gigantesco espejo. Distinguida por la agencia espacial estadounidense (NASA) como la “Fotografía Astronómica del Día”, esta se compone de 15 cuadros verticales tomados consecutivamente durante diez minutos, cada uno de las cuales fue posteriormente unido para formar la vista panorámica del cielo nocturno. La astrofotografía es una disciplina dentro de la fotografía que en toda Latinoamérica se está expandiendo. Según explicó Huerta a la BBC, “eso ocurre porque en el hemisferio sur gozamos de un cielo espectacular. La Vía Láctea se aprecia en toda su belleza porque cruza el cielo de sureste a oeste. Se ve como un arcoíris de estrellas. Sólo en el hemisferio austral lo podemos ver así”.

Esto fue lo que explicó la NASA sobre su elección con la instantánea del peruano: ¿Qué se refleja en el espejo más grande del mundo? Estrellas, galaxias y un planeta. Muchas de estas estrellas están confinadas al gran arco que atraviesa la imagen, un arco que es el plano central de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Dentro del arco hay otra galaxia: la vecina Gran Nube de Magallanes (LMC). Las estrellas que son visibles individualmente incluyen Antares en el extremo izquierdo y Sirius en el extremo derecho. El planeta Júpiter brilla intensamente justo debajo de Antares.

Crédito foto: Jheison Huerta