Hoy Astérix, la célebre historieta creada en Francia por Albert Uderzo y René Goscinny, cumple 60 años. El indomable y diminuto galo que siempre burla a los romanos y su gran amigo Obélix tuvieron su primera aparición en la revista Pilote el 29 de octubre de 1959. Y para celebrarlo, hace unos días se publicó un nuevo libro de cómics (el número 38), titulado La fille de Vercingétorix (Astérix y la hija del jefe Vercingétorix), que presenta por primera vez a una heroína femenina. Adrénaline, como se llama el personaje, es la hija adolescente del famoso rey galo Vercingétorix, y por su carácter rebelde y su actitud combativa hay quienes vieron en ella a la joven activista sueca Greta Thunberg, Sin embargo, según aclararon sus actuales autores, el escritor Jean-Yves Ferri y el ilustrador Didier Conrad, son sólo coincidencias dado que el álbum se empezó a dibujar antes de que Greta se convirtiera en una personalidad mediática.
No obstante, ya entre sus personajes sí hay uno en consonancia con los movimientos ecologistas de hoy: Idéfix, el inseparable compañero de Obélix, es famoso por sus preocupaciones ambientales, avanzadas para la época en la que fue creado. De pelaje blanco, gran bigote y de cola y orejas negras, este perrito no soporta la idea de que alguien derribe o corte un árbol: reacciona llorando, desmayándose o enojándose, dependiendo de la situación, y gracias a ello Obélix dejó de arrojar árboles sobre los romanos. Idéfix apareció por primera vez en La vuelta a la Galia de Astérix (1965), en una de las calles de Lutecia, siguiendo a los dos amigos en su viaje por todos los pueblos de la Galia; hasta que un día, al darse cuenta de su presencia, Obélix decide adoptarlo.
El nombre de Idéfix remite a “idea fija”. “En francés, todos los nombres de los personajes tienen un significado. De modo tal que sea posible reconocer inmediatamente quién es galo y quién es romano. Los nombres de los galos generalmente terminan en “ix” y los nombres de los romanos en “us”. La terminación “ix” es una referencia al famoso líder de las Galias, Vercingétorix”, comenta Laure Cesari, gerente de Proyectos del equipo de didáctica francesa de la aplicación de idiomas Babbel, que en homenaje a esta obra seleccionó las principales curiosidades lingüísticas para entender las aventuras galas.