“Necesitamos enamorar a las personas para que llenen las botellas y contribuyan con responsabilidad a gestionar los materiales que consumimos”, dice John Berrio López, director de la Fundación Botellas de Amor, quien en 2016 creó en Colombia este proyecto que no sólo ofrece una solución integral al manejo sustentable de residuos de plásticos flexibles sino que mejora la calidad de vida de comunidades vulnerables.

La idea, que rápidamente cruzó las fronteras y se instaló en otros países, incluido el nuestro, debe parte de su éxito a que es una práctica sustentable sumamente accesible para que todos podamos aportar nuestro grano de arena. Consiste en llenar botellas de plástico con paquetes, envoltorios y desechos también plásticos, las cuales una vez llenas, se emplean para hacer construcciones. De esta manera, no sólo disminuimos la cantidad de basura que tiramos en el cesto sino que la convertimos en algo útil, ya que luego las botellas son transformadas en perfiles plásticos y  utilizadas para la elaboración de parques infantiles, mobiliario urbano y viviendas en beneficio de la población.

Según señaló Ludmila Taraborrelli, coordinadora de la Fundación Llena Una Botella de Amor, en una nota publicada en noviembre de 2019 en el diario La Nación, “en menos de dos años, entre Llena Una Botella de Amor y la empresa Econciencia Argentina, recuperaron 100.000 toneladas de plástico gracias a la recolección de 75.000 botellas que les donaron voluntarios”.

La Fundación recomienda usar envases limpios y una aguja de tejer o un palo que nos ayude a empujar los deshechos plásticos para que en el interior quepa la mayor cantidad posible. Una vez llenas, las ecobotellas se llevan al centro de acopio más cercano (están distribuidos por casi todo el país) y desde allí se trasladan a la Fundación para ser molidas y mezcladas con madera para fabricar muebles y viviendas. Cabe aclarar, que debido a la cuarentena obligatoria que estamos atravesando, muchos centros de recolección y acopio permanecen cerrados. Se puede consultar en la página de la Fundación los horarios y lugares habilitados.

¿Qué podemos incluir en las botellas? Paquetes o envoltorios plásticos (incluso plateados) de fideos, arroz, etc., sorbetes, bolsas, sachets, agitadores o palitos de café, tapas de vasos, film, cepillo y pasta de dientes, cubiertos plásticos, repuesto perfume pisos, lapiceras sin cartucho.

No incluir: Ningún tipo de papel, ningún tipo de metal, telgopor, papel aluminio, pilas, basura orgánica, telas, globos, esponjas de cocina.

Más información en el siguiente link: @llenaunabotelladeamorargentina www.botellasdeamor.org