Con el objetivo de estimular conductas naturales e interacción social entre ellos, el centro Güirá Oga, en Puerto Iguazú, Misiones, juntó en un mismo recinto estos hurones mayores (Eira barbara) los cuales habían sido tenidos como mascotas desde cachorros. El video muestra algunos de sus primeros momentos juntos. Antes fue necesario que se reconocieran visual y olfativamente, sin contacto directo, para entonces permitir que se acercaran. El Güirá Oga es un refugio de animales silvestres cuya misión es rescatar a los animales de la selva misionera que llegan provenientes del tráfico de fauna, atropellados en las rutas, heridos por cazadores furtivos o entregados voluntariamente por la población, liberar a aquellos que tengan posibilidades de sobrevivir en la naturaleza y recuperar a los que no cuentan con esa posibilidad para la reintroducción de sus crías.

Hurones

Ustedes ya habrán visto en publicaciones anteriores los Hurones Mayores (Eira barbara) que abrigamos en nuestro centro. Ambos tienen historias parecidas: fueron derivados a Güirá Oga después de haber sido tenidos como mascotas desde cachorros. Con el objetivo de estimular conductas naturales e interacción social entre ellos, los hemos juntado en un mismo recinto. El proceso llevó algunas semanas ya que hicimos que se reconocieran visual y olfativamente, sin contacto directo, para entonces permitir que se acercaran. El video que compartimos muestra algunos de sus primeros momentos juntos. Los dos son machos, siendo uno adulto y el otro un juvenil. Se puede identificar el más joven por el color más claro del pelaje en el cuello y por su comportamiento más agitado que el grande.

Publicado por Güirá Oga – Iguazú en Viernes, 12 de octubre de 2018