Bajo el lema 2020 “Garantizar el sostenimiento de la vida en la tierra”, el 3 de marzo se conmemora otro día en el que se celebra la belleza y la variedad de la flora y la fauna salvajes, y nos recuerda lo importante que es crear conciencia acerca de la multitud de beneficios que la conservación de estas formas de vida tiene para la humanidad.
Los animales salvajes y las plantas silvestres, además de su valor intrínseco, contribuyen a los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos del bienestar humano y el desarrollo sostenible.
Históricamente, hemos dependido de la constante interacción e interrelación entre todos los elementos de la biosfera para todas nuestras necesidades: el aire que respiramos, los alimentos que comemos, la energía que usamos y los materiales que necesitamos para todos los propósitos. Sin embargo, las actividades humanas insostenibles y la sobreexplotación de las especies y los recursos naturales están poniendo en peligro la biodiversidad del mundo. Casi una cuarta parte de todas las especies corren actualmente el riesgo de extinguirse en las próximas décadas.
Este 2020, conocido como el “súper año para la biodiversidad”, se celebrarán importantes eventos mundiales que pondrán la biodiversidad en primer plano de la agenda de desarrollo sostenible mundial. Ejemplo de ello es el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN 2020 que tendrá lugar en Marsella, Francia, entre el 11 y el 19 de junio y cuyo lema es “La Naturaleza, nuestro futuro”. Esto proporciona una oportunidad única de aportar progresos transformadores en pro de la conservación y del uso sostenible de las especies silvestres en respuesta a los desafíos mundiales que seguramente pueden abordarse mejor con soluciones basadas en la naturaleza.
Fuente: Naciones Unidas
Ilustración: Día Mundial de la Vida Silvestre/Patrick George.