“Cada vez que escuchamos la frase ´por cada hora que pasa, desaparece una superficie de bosque del tamaño de 20 canchas de fútbol´ es verdad, es mucho pero se puede evitar en gran parte si neutralizamos la huella de carbono con bosques nativos en pie”, sostiene Emiliano Ezcurra, director ejecutivo de la fundación Banco de Bosques.
Creada con el objetivo de salvar bosques nativos en peligro, esta Fundación tiene tres propósitos fundamentales: combatir el cambio climático, luchar contra la extinción de especies y generar empleo local. Y para ello cuenta con un programa de mitigación de huella de carbono, que alienta a las empresas y a los individuos a través de una pequeña donación, salvar m2 de bosques y compensar así la emisión de gases de efecto invernadero nativos. Basta con ingresar a la página www.bancodebosques.org, entrar en el mapa del bosque que en ese momento se está salvando (ahora es Curvas de Urugua-í., en Misiones), seleccionar una de las áreas en rojo y hacer la donación.

“Una persona que dona, sabe con precisión por Google Earth dónde fue su dinero, qué metros cuadrados de bosque que estaba en peligro fueron salvados (…) y en ese lugar no entra, ni podrá entrar jamás una topadora, se salva a perpetuidad”, explica Ezcurra. De hecho, esos sectores son algunas de las propiedades con bosque nativo en su interior que permanentemente salen a la venta en el mercado inmobiliario de tierras.
Cabe agregar, que la destrucción de los bosques es responsable de más emisiones de los gases de efecto invernadero que la de todo el sector de transporte del mundo. Es por eso que es tan importante reducir como mitigar la huella de carbono de nuestras actividades.

Los bosques nativos, además, generan una serie de servicios a las comunidades locales conocidos como servicios ecosistémicos. Desde la regulación hídrica, climática, hasta el turismo y, significativamente importante en tiempos de pandemia, la provisión de muchos componentes clave para la fabricación de medicinas que provienen de plantas presentes en muchos de los sistemas bosques del mundo.

Crédito fotos: Banco de Bosques