Cada año, alrededor de nueve millones de toneladas de plásticos –el 40% de los cuáles se usó una sola vez– terminan en el océano. Esto está generando una grave crisis ambiental al punto de que, si no se detiene esta tendencia, para el año 2050 el plástico en los océanos superará al de los peces. Ese es uno de los motivos por el cual cada vez que surgen acciones efectivas que intentan contrarrestar esa realidad, vale la pena difundirlas y, por qué no, replicarlas. Una de ellas es la que lleva adelante en Inglaterra Catherine Conway, una referente a la hora de hablar de reutilización y desperdicio cero. Conway creó en 2006 Unpackaged e impulsó una manera innovadora de hacer las compras que basó en dos pilares fundamentales: la venta de productos a granel –cuyo espectro amplió más allá de los tradicionales–, y la supresión de envases y envoltorios, alentando a los consumidores a que lleven y rellenen sus propios recipientes.


Su primera tienda de alimentos –un puesto que vendía sólo 30 productos– se estableció en 2007 en Islington, Londres, convirtiéndose en la primera tienda de comestibles con prácticamente basura cero. Hoy Unpackaged vende unos 700 productos, desde pastas hasta vino, cerveza, aceite o detergente, y opera como una concesión en cuatro locales del London’s Planet Organic al que concurren más de 150.000 clientes por año.


Para hacer las compras allí (aunque la tienda provee algunas bolsas de papel, envases para ser rellenados o cajas, estas últimas a modo de préstamo), los clientes deben llevar su propio recipiente, ya sean ollas, frascos de vidrio, cajas de comida, bolsas de papel o cualquier otro, que primero pesan y luego rellenan. Este sistema permite al usuario tener un control sobre lo que adquiere –las personas toman únicamente las cantidades exactas que estiman van a consumir–, disminuir el uso de envases que en el corto o mediano plazo suelen convertirse en desechos y ahorrar dinero.


Recientemente la cadena de supermercados británicos Waitrose & Partners se sumó a esta movida y comenzó una prueba piloto de 11 semanas, en uno de sus locales. Esta se extiende hasta el 18 de agosto próximo y, de resultar exitosa, se planea expandirla al resto de las tiendas que posee la compañía. “Tenemos un número creciente de consumidores que desean comprar con nosotros de manera sostenible. Por lo tanto, el conocimiento y la experiencia de Unpackaged han sido invaluables.”, dice Tor Harris, directora de Responsabilidad Social Empresaria de Waitrose. Por su parte, Catherine Conway agregó: “Este ha sido un proyecto muy emocionante ya que Waitrose está liderando el camino en la innovación de cero desperdicios para los supermercados convencionales. Esperamos ver cómo los clientes se involucran en la prueba, ya que creemos firmemente que la reutilización y la recarga son las únicas soluciones reales a la crisis de los envases de plástico en la que estamos involucrados”.


Cabe agregar, que Conway, además de acompañar el crecimiento de Unpackaged, brinda charlas y conferencias, y realiza un intenso trabajo de consultoría no sólo en Inglaterra, sino en países como Suecia, Costa Rica y Hong Kong.

Crédito fotos: www.beunpackaged.com